miércoles, 30 de junio de 2010

RECORDANDO

Reía con tantas ganas que parecía
hacer temblar el mundo,
sus ojos destellaban una locura divina
y quemaban la cordura de la realidad,
solo recuerdo eso, ese instante
en el que todo parecía estar hecho
de una delgada eternidad.

miércoles, 23 de junio de 2010

PROFANO

Entregado
al designio
de las letras
y el café,
busco
imagenés
que
vayan llenando
el vacío
de la mirada,
que
vayan rompiendo
al fantasma de la hoja en blanco.

Hundido
en
el barro
de mi interior
destejo
la ropa del silencio,
profano
su divinidad
y creo mediocres
imagenés
con mis palabras.

Desafiar
a la voz del silencio,
robarle
versos a su idioma,
como el viento
que desnuda
a los árboles
cuando comienza el otoño.

sábado, 19 de junio de 2010

MADRUGADA

Es tarde,
extraño tu piel
de luna nueva,
la expedición
de mi amor
marcha
hacia tu horizonte
de sonrisas
florecidas.

Estrellas
laten
y yo
busco en ellas
el pulso
de tu alma.

Donde
no esta tu mirada
solo
hay niebla,
donde no esta
tu voz
mi mundo
es una condena
al silencio perpetuo.

Es tarde,
y a través de la distancia
mientras
el frío se apodera
de mi piel,
toda mi esencia
va cayendo
a la hoguera
de tu corazón
donde
descansan
las cenizas
de mis locuras
pasadas.

martes, 15 de junio de 2010

ESCRIBO

Escribo
como si la voz
y la lengua
se consumieran
bajo un fuego
milenario.

Y todo
va pasando
a mi alrededor
como si un carrusel
lleno de corceles
y naves espaciales
me llevaran
al pasado
y al futuro,
a la sombra
que habite
y a la sombra
que algún día
habitare.

Escribo
mientras el tiempo
va desencadenando
su leve
suspiro de muerte,
pero
en la mirada
todo
es vida,
todo
es canto,
y la palabra
escrita
solo
una aproximación
a esa imagen
que llega
a mis ojos
y a mi voz
y sus palabras.

domingo, 13 de junio de 2010

PIELES

Pieles silenciosas
como las huellas
en la arena del mar
buscan
llenarse del pequeño
grito
que trae la noche
envuelta
en el collar de sus estrellas.

Socava la mudes
de la ausencia
con el grito
terrible
de las olas
desbocadas.

Pieles
que nada dicen
deseos escondidos
que llenan
los sentidos
y hacen
vibrar
la frágil cuerda
de nuestros cuerpos
entregados al placer.

jueves, 10 de junio de 2010

16-09

De que llama
estamos hechos,
acaso somos
la consecuencia
del eterno ritual
que dicta
el mapa de las estrellas.

¿Acaso el alma
no es más
que una bella
lengua de fuego?

Fuego y cenizas
es el extraño resumen del hombre.

Las ruinas son solo sus huellas...

lunes, 7 de junio de 2010

Escrito en la pared

ven
acercáte
a la vías
de mi locura
dejáte
alumbrar
por su reflejo
y viaja
en vagones
delirantes
hacia
el amanecer
de mi oscuro
manicomio

martes, 1 de junio de 2010

CANTO DE LOS CACIQUES

I

¿Por qué campos galopara Namúncura?.
El y su caballo son solo uno a la eternidad.
Huira aun del seco ruido de aquel Rémington asesino,
que lo vio llorar, designándose a la reserva sin libertad.
La chusma que lo acompañaba se fundió con el huinca,
se hicieron estirpe en el tiempo y no perecieron.
Decían Namúncura es un asesino bruto y despiadado,
mientras ellos(los blancos) sudaban pecado y sus bocas escupían
sangre inocente.
Hoy un malón de paz descansa en Chimpay,
y los ojos del viejo cacique se han hecho intemporales,
como los pasos de su hijo que entrego su alma a dios.

II

Debajo del árbol amarillo por el otoño
parece estar meditando triste Catriel.
Será que aun le duele la derrota de sus lanzas,
o lo atacara la melancolía de su libertad pampeana.
Fue un guerrero de chiripa y boleadora,
luego un soldado al servicio del gobierno.
Entrego su libertad por la sangre de sus hermanos,
y debió combatirlos defendiendo a su nueva patria
que ni siquiera lo reconocía como hijo suyo.
Paradójico fue su destino de sombras y luces,
luces de rebeldía y libertad de amor a sus costumbres,
sombras de conquistas y crueldad,
de traición a su sangre combativa por su sangre de raza
por salvarse de la extinción.

III

Como la última hoja seca de un árbol cayó Sayhueque,
despaciolento con la mirada perdida en la nada.
A cada paso que su caballo daba por la hondonada,
iba dejando libertad, iba perdiendo su propia tierra.
Bramo el lago Nahuel Huapi al paso del lonco cansado,
presintiendo el fin del indomable cacique mapuche.
Avanzan las tribus de Inacayal, Huenchenecul, Chiquinchan,
Qual Salvutia, Prayel, Nahuel, Pichi-Curruinca, Cumilao y Foyel.
Todos van con la resignación, con el temor al hombre blanco,
con el dolor de su sangre vencida, con la furia de su lanza quebrada.
Y en el fuerte "Junin de los Andes" fue despojándose de todo,
crucificando la herencia de su pasado ante el temible extranjero
que al igual que el romano,
puso en la cruz al mapuche por no entender su vida,
por su color de piel, por ser un simple aborigen.
¡Perdonálos señor no saben lo que hicieron!...