lunes, 7 de agosto de 2017

Memorias del alto Viaje


Alto viaje nos pegamos aquella vez, fue llenar las mochilas
y arrancar sin pensar en nada más.
Viajamos en el colectivo más barato, una cafetera con ruedas
conquistando el camino.
La charla iba de Rimbaud a Mansilla, de París a la Patagonia,
de tu lenguaje exquisito a mi lengua herida de palabras,
íbamos por una ruta y éramos olvidos llenos de sueños.
Tu hablar era un susurro envuelto en el ruido del motor,
una pista musical encantado los oídos, afuera pasaba la inmensa
pampa reino de coirones y choiques veloces como el viento.
Amábamos la poesía la defendíamos como jedáis y su fuerza
nos acompañaba.

Hoy detrás de aquel presente solo somos memorias,
dos figuras transformadas en recuerdos,
Rimbaud sigue embriagado en el infierno y a Mansilla lo veo
comprando en el mercado chino, París y la Patagonia
son dos folletos seduciendo turistas de dientes blancos,
de tu lenguaje queda esa luz que alumbra el pasado
y mi lengua árida sigue herida habitando el silencio.

La poesía escapa en el lomo del choique al reino de los coirones.


Federico Espinosa.


jueves, 27 de julio de 2017

Botellita de Whisky

Hace un frío de pelar
hacemos rondas
por la costa del río
el camino
crepita congelado,
la punta de fierro
de los borcegos
quema los dedos
de los pies,
los arboles esqueléticos
preservan su mutismo
son todo pensamiento


Una botellita de whisky
nos calienta el cuerpo
pencaso a pencaso
nos va saliendo
la sonrisa,
hay un disimulo
donde guardamos
la tristeza


miramos desde la orilla
tanto lujo
que no se llevara la muerte


el whisky
nos aleja de la ostentación
nos hermana
vamos por la costa
cada uno compañero
del otro.


De la plaquette Inédita "El Privado"

Espinosa Federico










lunes, 24 de julio de 2017

Nos habitan mariposas y ángeles

Repetimos la palabra compañero
cada uno de nosotros
es una bolsa llena de fracasos,
salimos a divagar
a buscar ese dilema
que hace tiempo
perdimos sin darnos cuenta,
nos vestimos y nos llenamos
de un marrón triste
que contradice el brillo
de las casas millonarias
del barrio privado.

Somos hombres deshechos
o mal hechos para este tiempo
sonreímos mientras la piel
se va poniendo dura
como un charque salado,
escondemos la mirada
debajo de una gorra
somos aves asustadas
arrastrando nuestras alas
por calles donde reinan
Midas soberbios
y bellas afroditas
con alma de hielo,
nos miran como cosas
como quizás miro Medusa
a sus víctimas convertidas
en muerte y piedras,
tal vez para ellos
ni siquiera seamos
hombres bajo el traje
apenas estatuas
mal formadas
de cosas parecidas
a un hombre,
si pudieran abrir
el pecho de los vigiladores
verían mariposas
cargando sueños,
ángeles sentados
esperando
que la esperanza
los abrace  
y les dé
el vuelo del hombre.


Espinosa Federico
De la Plaquette Inedita "El Privado"



miércoles, 19 de julio de 2017

Los turnos en la noche son clones de días perdidos


Dejamos ir la tarde
la vamos perdiendo
en la caminata,
se desenvuelve
de nuestro tiempo
como una bandera
que flamea sin mástil

el río también se va
aunque su paisaje
parezca siempre igual
sus aguas a cada segundo
son otras,
todo es irse
por caminos
donde el trazo no existe,
por la huella
habitada de ausencia

miramos tanto
pero es grande la ceguera
cuando los ojos
están en otro lado
es absurdo
esto de andar acá
pensando en estar allá
el alambrado no detiene
el vuelo de la mariposa
hay alas
que vuelan por encima
de cualquier acto privado

todo transcurre
en apenas un instante,
ojala llegue rápido
la palabra noche
los turnos en la guardia
son clones de días perdidos.

Federico Espinosa





lunes, 10 de julio de 2017

Seguridad Privada


Soy un hombre cargado de miedos
inauguro mi mundo
tan mío
y tan de nadie,
lleno de pasos
que no llevan
a ningún lado,
este pequeño desierto
es solo mío
y en él encuentro mi oasis,
sus distancias son pequeñas
y sus laberintos profundos,
he aprendido a vivir
sin puertas
sé que por las ventanas abiertas
cualquier sol muerde el anzuelo

escondo su cielo
y reservo sus sombras

la letra es el imperio
devastado
la ruina que perdió su forma

mi mundo es una orgía interminable
de senderos que se deshacen
detrás del pie que crea la huella
es un andar un mirar de detalles

seguridad privada son dos palabras
que no dicen nada del hombre
que la habita,
mi paraíso esta hecho
en el silencio
y busco los indicios
de las cosas

en mi mundo creo
y cargo la cruz
hay un sacrificio
y soy yo.

Federico Espinosa



jueves, 29 de junio de 2017

La delgada línea del sueño y la vigilia


Se nubla gris
se enciende sol
no cantan gallos
en este barrio,
piscinas en silencio
esperan sirenas
de agua dulce,
en la vereda
el aroma de un acua di gio
presagia un cheto
venido a señor
por las aguas negras
del dios petróleo

la noche muda
muda de grillos
muda de sueños
muda de rezos
muda de dioses
oración sin palabras
secándose en la mirada,
que destino espera
al siguiente paso
lo cotidiano
se hace yeso
y reviste el cuerpo
el hoy es tan parecido
al viejo ayer

momentos para pensar
lluvias para germinar
la pequeña semilla
del poema en la hoja,
mi guardia
es robar los versos
del country
de su sequedad
tan bien disimulada.

Espinosa Federico







miércoles, 3 de mayo de 2017

El vuelo que no ha sido tal

En el suelo
el nido es un mundo destruido
pedazos de cascaras
y un pichón que nunca canto

la tragedia parpadea
en los ojos del viento

pichones aletean
la muerte por dentro.

jueves, 20 de abril de 2017

Edipo y la sangre en los ojos


De tanto querer ver
no vemos
y se nos oscurece
la vida

el detalle
de ese cielo sin estrellas
es un signo
traduciendo el silencio

los dioses se ríen
desde su placida lejanía
a una utopía de distancia
muestran su ceguera

las gotas caen
con esa sinrazón de lo preciso
con la certeza
de que la austera tierra las recibirá

miramos el horizonte
de las horas
las huellas como un presagio
nos encuentran

el naufragio
es una mirada vacía
una voz
que no delata su forma

vemos apenas
un destello
que emerge del cuerpo
vemos esa mínima distancia
que recorre la vida

los hombres lloran
una pena invisible
un dolor sin cuerpo
avanzando como un río

no ver cuando enceguece la luz
y pensar en Edipo
en ese segundo que precede
a la tragedia de la sangre en los ojos.

Jesús Espinosa




lunes, 10 de abril de 2017

Ante el palo multiplicación

Que salga este poema a la calle
se gasta la paciencia
cuando el idioma del garrote
musita su canción
de gas pimienta y represión,
los golpes duelen
y no se olvidan,
ayer pegaron
hoy este poema
es un trago amargo
un cáliz pagano
derramado sobre los ojos
llorosos de la mujer
que es maestra, que es abuela
que es madre, que es hija,
este poema pelea
junto a ella
este poema
se canso de andar
posándose en las flores
de buscar los labios
agrios del amor,
este poema
hoy quiere ensuciarse
en esos ojos llorosos
donde la represión
no amilana
donde decir basta
es amenaza presidencial,
este poema dice BASTA,
donde la ley es el palo
habrá que educar
hasta que la mano
y su garrote
entiendan
que la fuerza no es represión,
la unión de los oprimidos
es emoción y educación
entiendan señores
ante el palo multiplicación.



 Jesús Espinosa

domingo, 5 de marzo de 2017

El sutil andamio del movimiento

Caminando como un inútil
la huella que arrastro
es un sendero de arena.

El canto de los pájaros
desata el caos
es el lenguaje de la locura.

Mi cuerpo es movimiento
enredado en el tiempo
paso desahuciado
en la mañana de una hora pasada.

No toda quietud
es un camino hacia la muerte.

Federico Espinosa.



miércoles, 1 de febrero de 2017

El fugaz movimiento

El pez en el agua
es un artilugio
del movimiento
traducido en belleza.

Todo lo bello es un fugaz
aleteo en el vacío.

La simpleza del pez
es un poema  desarmándose
en la tibieza del agua.

Lo quieto es una alquimia
un pájaro durmiendo su muerte.

Federico Espinosa

sábado, 14 de enero de 2017

El pájaro surca el río


El movimiento esparce la distancia
entre la vida y la muerte.
El pájaro vuela liviano es un soplo
sobre lo perpetuo.
Debajo del vuelo el río pasa
como una revolución sin destino.
Federico Espinosa.

lunes, 2 de enero de 2017

Canto a la simpleza de mi araña

La ausencia es un vacío entre telarañas,
hasta ayer solo me escuchabas

y las palabras nada te decían,

uno envuelve seres
con la mirada

los acostumbra
o los obliga a la presencia,

ayer te miraba
jugabas con esa mosca

siempre admire tu eficacia
la forma de respetar tu instinto,

cada uno es un sobreviviente
deshabitando al otro,

vos tejías la esquina
donde las alas abandonaban el vuelo

yo tejí una amistad
con vos y la soledad de la mañana,

entre las finas redes
yace la cáscara seca del recuerdo

sé que hoy se sublevaran
moscas y mosquitos,

quizás otra ocupe tus telarañas
pero no será lo mismo

movías tus finas patas
vestías al terror de una elegancia perpetua,

destejo tus redes
libero tu viaje

la muerte es un destierro
más allá del cuerpo.

Federico Espinosa





viernes, 23 de diciembre de 2016

Vestigios de las voces que fui

¿Donde duermen las voces
que bautizaron
la inocencia de mis labios?
antes hojas verdes
hoy hojas petrificadas
en una piedra.
El tono de mi niño
yace en el recuerdo
donde el tero
con su teru teru
rompe la noche.
Mis voces se ahogan
en la garganta
de aquel insolente
que con una mirada
quería enamorar a Medusa.
En que oscuro cofre
escondí y olvide
la inocente pronunciación
de la palabra amar.
Si la voces de cada etapa
son desterradas
a nuestro desierto
a nuestro olvido
que me queda hoy
más que esta sed
de palabra
llamada silencio.
Federico Espinosa.

martes, 20 de diciembre de 2016

Contemplación de los árboles

De silencios visten los árboles
su poesía es un bello vacío,
las huellas de sus pies
son raíces aferradas al mundo
la rama hace sombra al andar
es una forma lenta
de ir tras la distancia,
siempre hacia arriba
buscando la incertidumbre
de la lejanía,
ser árbol ser quietud honrosa
un letargo que hace sombra
en las furiosas tardes
de los hombres meteóricos.

Federico Espinosa.