jueves, 29 de junio de 2017

La delgada línea del sueño y la vigilia


Se nubla gris
se enciende sol
no cantan gallos
en este barrio,
piscinas en silencio
esperan sirenas
de agua dulce,
en la vereda
el aroma de un acua di gio
presagia un cheto
venido a señor
por las aguas negras
del dios petróleo

la noche muda
muda de grillos
muda de sueños
muda de rezos
muda de dioses
oración sin palabras
secándose en la mirada,
que destino espera
al siguiente paso
lo cotidiano
se hace yeso
y reviste el cuerpo
el hoy es tan parecido
al viejo ayer

momentos para pensar
lluvias para germinar
la pequeña semilla
del poema en la hoja,
mi guardia
es robar los versos
del country
de su sequedad
tan bien disimulada.

Espinosa Federico