Ir al contenido principal

Dólar


Las hojas verdes suben y bajan
el árbol humano
come o muere de hambre
el otoño económico
le da una tristeza
de funeral vacío al país.

Un dios creado en otro cielo
define
sin en la mesa habrá un plato de vídeos
con tuco y carne picada
o agüita mezclada con polenta
revestida con un caldo de gallina.

Caen y suben los suspiros verdes
los millonarios
han hecho casitas en otros bancos
para su santo patrono
el único canónico
que aprueba el pecado.

Las hojitas con caras inglesas
arrasan países
degeneran corazones
y culturas lejanas
hay una tumba
para cada mano
que no le de caricias
a la piel verde
de ese falso papel.

La balanza se inclina para el lado del hambre
si sube
es seguro que habrá más niños con cara de penuria
habrá ollas gigantes en los comedores de los barrios.

Cuando las hojas verdes asciendan al cielo
los niños panzones de grandes ojeras
se comerán la esperanza que les tira dios.

Espinosa Federico




Comentarios

Entradas populares de este blog

LEYENDA DE LOS RÍOS NEUQUÉN, LIMAY Y NEGRO

Neuquén y Limay eran hijos de dos caciques que tenían sus toldos, uno al norte y el otro al sur. Un día escucharon una dulce canción que provenía de la orilla del lago. Hacia allí se dirigieron y sus ojos se dilataron al descubrir una linda joven mapuche de largas trenzas negras. –¿Cómo te llamas? -inquirió Limay – Me llamo Raihué - contestó ella bajando sus negros ojos.
Ambos muchachos se enamoraron de la hermosa joven y ya en el camino de regreso sintieron que los celos rompían su antigua amistad. Cuando su distanciamiento se fue acentuando con el pasar de las lunas, preocupados sus padres consultaron a una machi, quien les explicó la causa de la enemistad de sus hijos. De común acuerdo propusieron a los jóvenes una prueba. –“¿Qué es lo que más te gustaría tener? “- preguntaron a Raihué (flor nueva). – “Una caracola para escuchar en ella el rumor del mar” - contestó. – “El primero que llegue hasta el mar y regrese con el pedido, tendrá como premio el amor de Raihué” - sentenciaron u…

Abortar

quiero abortar al idiota que dice -no al aborto- pero mira de reojo a la niña que se hamaca en la plaza del barrio

abortemos a la señora que viene con la cruz a defender la vida

abortemos al cura y a la monja que hablan con dios en la boca y el diablo debajo de sus sotanas

hay tanto que abortar en este mundo abortemos al político amigo del médico que tiene clínicas clandestinas donde van a morir las pobres y donde las modelos dejan sus fetos tirados para después hablar con un periodista de la mala palabra que es abortar

abortar, abortar, abortar sangrar la vida hasta que la vida misma sea salvada.


Espinosa Federico