sábado, 19 de junio de 2010

MADRUGADA

Es tarde,
extraño tu piel
de luna nueva,
la expedición
de mi amor
marcha
hacia tu horizonte
de sonrisas
florecidas.

Estrellas
laten
y yo
busco en ellas
el pulso
de tu alma.

Donde
no esta tu mirada
solo
hay niebla,
donde no esta
tu voz
mi mundo
es una condena
al silencio perpetuo.

Es tarde,
y a través de la distancia
mientras
el frío se apodera
de mi piel,
toda mi esencia
va cayendo
a la hoguera
de tu corazón
donde
descansan
las cenizas
de mis locuras
pasadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada