jueves, 18 de abril de 2013

Recordando.




Reía con tantas ganas que parecía
hacer temblar el mundo,
sus ojos destellaban una locura divina
y quemaban la cordura de la realidad,
solo recuerdo eso, ese instante
en el que todo parecía estar hecho
de una delgada eternidad.

(A mi padre)

1 comentario:

  1. Un buen recuerdo!
    A los padres los queremos como si fueran hechos de eternidad.
    Saludos!

    ResponderEliminar