miércoles, 9 de diciembre de 2009

Relato nocturno

Eslabones de angustias, forman la cadena triste de la soledad.
En el vacío de la calle y su silencio, los augurios se desvanecen en pequeñas heridas de realidad.
Las huellas sonámbulas marchan hacia el mar sin color de los ahogos perdidos.
La mirada persigue a los espectros de las ultimas sombras ebrias que huyen del sol.
Reclamos y clamores se baten audaces por entre las manos del tiempo.
Y entre los pasos austeros de mis pies cansados, se entrelaza la víbora pena de la ausencia que cae como un enorme amanecer, sobre mi fugaz presencia de noche olvidada.

2 comentarios:

  1. fede cada vez creciendo y creciendo
    gracias por leerme y comentar, amigo de hace tanto!
    lidia-la escriba
    www.deloquenosehabla.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lidia por tu comentario, es cierto lo que dices escribir te ayuda a crecer constantemente.
    Saludos

    ResponderEliminar