jueves, 17 de noviembre de 2016

El destino es esa mierda

Ni las alas en pleno vuelo
aseguran un buen destino,
se gastan las plumas
y ya en el suelo
el cuero se pone duro.

Con qué poco nos hacemos cadáveres.

Ya no sé si es tan frágil la vida
o tan infalible la muerte.

Acá cae una nueva mañana
y allá en Siria una nueva bomba.

El destino es esa mierda 
de hombre crucificado.

No hablo de dioses ni de dios
digo de este hombre tan en vos y tan en mi.

Federico Espinosa


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada