domingo, 6 de marzo de 2016

Llovía


Recuerdo como danzaba la lluvia
en un rito solitario sobre el vacío,
formaba ese lenguaje de gotas
ese canto que hace nacer el barro.

El mundo se bañaba con el agua
interminable del sur,
el tiempo era un correr de horas
liquidas por aire,
el tiempo corría sobre la ventana
desarmado en el vidrio.

Aprendí a ver los ojos del agua
a entender que su caída
es el sacrificio del cielo.

Llovía y sobre el techo
un sonido hueco
parecía traer el sueño.


Federico Espinosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario