sábado, 19 de septiembre de 2015

Honor


 Que tu vida encuentre
la más hermosa muerte,
que la caída sea placer
que el adiós se vista
de una terrible sonrisa.

Que te lleves el silencio
y dejes las palabras
que muerte no sea callar
sino ladrarle a la vida.

Recuerdo a las madres espartanas.

-Con el escudo o sobre el-
decían ellas.


En cambio mi madre decía.

-Con la palabra o sobre la palabra
pero nunca, nunca sin ella-.


Hoy envuelto en la noche me aferro a la palabra

y busco darle a mi muerte la belleza del ocaso.


Federico Espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario