sábado, 5 de septiembre de 2015

Desnudando la luz con mi oscuridad.



No he visto la luz
ni quiero verla,
déjenme
con esta santa oscuridad
entre mis manos
con este oscuro reflejo
rozándome la mirada.

A vece tanta luz
enceguece
por eso prefiero
los ojos rotos
y sangrantes de Edipo.

Prefiero la espesa noche
donde el sacrificio
del cuerpo
es el sexo o la muerte,
no quiero luces
desarmando sombras
dejen tranquilo
al muerto que llevo encima.

Ven a mi santa noche
lléname de silencio
y escóndeme en algún
cementerio olvidado.


Federico Espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada