domingo, 14 de junio de 2015

Así soy






La mañana es la herida
por donde vuelve a escaparse
la sangre sin color de las horas,
me reflejo en el el espejo desfigurado
de mis pensamientos,
cientos de seres viajan en mi
transporto sus caras
hago de ellos un retrato
y a duras penas me voy reconociendo.

El frío como un animal rastrero
se lleva el tacto de mis manos,
manos frías que imitan la muerte.

La sombra es la iglesia
donde reposan todos mis demonios,
la sombra de este cuerpo
es la medida exacta de mi tumba.

La mañana una religión sin sentido
que avanza sobre la conciencia.

El mundo se sumerge en mis ojos
y nacen las miradas quebradas
de la realidad,
desfiguraciones de arenas
borradas por el viento.

Me siento una voz sin templo
que conversa a solas
con su propio dios.

Y así voy y así soy...


Federico Espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada