domingo, 1 de marzo de 2015

Niñando.



Aquel niño
que quería esconder el sol
dentro de su cuaderno blanco,
ese niño
pensaba que las mariposas
eran labios voladores
susurrando cuentos al viento,
el niño 
subía a los viejos álamos
y soñaba que viajaba en un barco
las hojas imitaban las voz del mar
y él sonreía era feliz,
el niño ese
que frente al mundo era mudo
y se dormía mirando las nubes
imaginando que otra mirada 
las esperaba en otro cielo,
ese niño
que creció junto a cada letra
a cada linea
a cada libro
a cada autor,
es hoy este hombre que soy,
este minúsculo ser 
que sigue soñando
que sigue aferrado a la voz de la poesía,
el hombre que un día morirá
y quizás sea una noble mariposa
susurrándole cuentos al viento.

Federico Espinosa


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada