lunes, 3 de noviembre de 2014

Poema a los zapatos.

Las zapatos han envejecido,
de tanto andar tienen arrugas
su suela negra es una espalda
encorvada.
Pobres zapatos si supieran
que no hay cuero
que le gane al tiempo.
Si hasta su tez oscura
se está gastando,
y no hay pomada que maquille
tantas heridas en estos caminantes.

Mañana les llegara el descanso,
el eterno silencio del vacío,
volara el calor de las medias
como el alma de la vida,
y solo serán una sombra
pudriéndose en la nada.

Espinosa Federico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada