martes, 21 de octubre de 2014

Todos mis muertos huelen a lilas.

Comparto este fragmento del poema.

[Todos mis muertos
huelen a lilas,
en sus tumbas
cada septiembre
un color violeta
los ampara,
mi madre
tejió coronas de lilas
para mis hermanas,
que aún yacen
dormidas
envueltas en el dulce aroma
de la muerte,
todavía recuerdo
cuando se fue mi padre
mamá busco brotes de lila
y uno a uno los fue poniendo en su tumba,
nunca entendí el misterio de esas flor en mi familia,
a veces tengo miedo de ser el desterrado
el hijo sin flores en su tierra,
es que el aroma a lilas
es el mágico lenguaje que me une
a los míos, a través de él todos vuelven a la vida,
sin sus flores y su aroma apenas son sombras de fantasmas olvidados.]


Espinosa Federico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario