martes, 18 de febrero de 2014

La última sonrisa antes del fin.







Desfallecía, se le caía la mirada, su rostro parecía una antigua reliquia ensangrentada, cayó sobre el pasto boca arriba sus sentidos apenas vislumbraban el acto de la vida, a su costado el facón parecía relamerse con su sangre. El mulato caminaba hacia su pingo, ensillo y salió galopando como si fuera a buscar a su hermano al infierno.
Amanecía supo que a su vida se le estaban cortando las cuerdas, ya no importaba el dolor, era hora de irse sus pichones ya habían crecido, era hora y él lo sabía, una sonrisa llena de complacencia resumió la ultima mueca de su rostro, miro más allá del horizonte donde Cruz lo esperaba para galopar hacia esa pampa infinita.


Federico Espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada