lunes, 4 de febrero de 2013

Ropa gastada

Se me gasta el tiempo
su ropa sin color
se achica
despues de la lavada
de los dias.
Vendavales azules
pasan
como botones
prendidos a las estrellas,
la noche posa desnuda
ante mis ojos,
la retrato con la palabra
y quiero cubrir su desnudes
con las ropas de mi tiempo
pero solo me quedan 
harapos agujereados
por donde ella se escapa,
mi ropa desaparecera
y yo con ella tambien,
pero la noche seguira
desnuda por toda la eternidad
sin prendas 
que la vistan,
sin cadenas que la amarren
a la tortura del tiempo.
 

4 comentarios:

  1. Está bueno, Fede. La circularidad que recubre al poema gracias al uso de la noción de "tiempo" contrasta con la sensación de inevitabilidad que nos trae la muerte. La muerte es, para mí, sinónimo de fluidez, pero el tiempo se cierra sobre sí mismo y nosotros estamos en el medio.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo a veces nos deja esa aridez en la piel.
    Saludos Angelica.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Emilio por tu comentario, es cierto la muerte es fluidez pero como quema esa herida que se llama vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar