lunes, 1 de agosto de 2011

Mirando a una anciana en el correo

Es extraño
yo la miro
engatusado
por lo perfiles
de su horizonte,
la miro
mientras la plancha
del tiempo
hace las horas mas arrugadas.


Afuera el frío amanecer
despierta la conciencia del hombre.


Sus contornos van y vienen
como si un temblor
sacudiera cada gramo de su cuerpo,
¿que hay en su horizonte?
quizás los pergaminos
olvidados
en la tumba de la niñez.

2 comentarios:

  1. Yo solo veo una flor que llegará a consumirse y desintegrarse.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  2. Gracias muchita siempre aportando comentarios en mi casa.
    Saludos

    ResponderEliminar