lunes, 6 de junio de 2011

Destello

A veces tan solo
como
el alma de Lot,
habita
en mi interior
una imagen
de sal.
La piel
y el silencio
origen
de un nuevo ser
que derrama
sus pasos
por el borde
del horizonte
siempre inalcanzable.
Una melodía
de vida
se mezcla
con un canto
de muerte,
y el corazón
que late
se embriaga
al son
del tiempo y su canto de sirena.
La esperanza
pasa como un trapo sucio
por mi alma,
deshilachandose en pequeñas
hebras de nada.
Y en el desierto de mi interior
ella y yo somos
una misma imagen de sal en el olvido.

4 comentarios:

  1. Hay días, acontecimientos, momentos en que nos volvemos de sal, endurecidos esperamos un poco de agua que nos quite el salitre, y a veces sucede el milagro y otra quedamos convertidos en pequeños granitos de sal parrillera.

    Besos

    Ps, ah este espacio me lo recomendó Santiago, por cierto está muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu visita pato y tu comentario, es un honor para mi que Santiago recomiende mu humilde refugio de poesia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Federico, bellas tus letras. Vengo desde el blog de muchita a conocerte, leer y dejar saludos y un beso, cuidate, fue un placer.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu visita, estare visitando tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar