miércoles, 4 de agosto de 2010

GRIS

Sembrando
colores para pintar
mi futura soledad,
bosquéjos
de un dibujo triste
donde caen
las espirales
de la neblina
sobre
la cara atormentada
de la ciudad.

Abanicos semi-abiertos
esconden
los ojos de mi locura
que solo ven
remolinos oscuros
en mi alma.

Lluvia
y tristeza
se hermanan
y hacen
más grande
este dolor,
y todo
se hace gris
para el arte de la mirada

2 comentarios: