sábado, 28 de agosto de 2010

28-06

El silencio
me cubre
con su triste traje
de paz deshilacháda.

Las auras
del cielo
se vacían
ante
el extraño
enigma
de mi mirada.

Y destinado
a tener un destino,
mi pobre ser se marchita
diluyendóse
a través de la distancia
como un hiriente grito de muerte.

2 comentarios:

  1. el silencio siempre es paz...pero como dices, deshilachada, conserva el aura del cielo en el enigma de tu mirada. saludos Fede

    ResponderEliminar
  2. Es cierto el silencio siempre es paz.
    Saludos Claudia

    ResponderEliminar