viernes, 23 de diciembre de 2016

Vestigios de las voces que fui

¿Donde duermen las voces
que bautizaron
la inocencia de mis labios?
antes hojas verdes
hoy hojas petrificadas
en una piedra.
El tono de mi niño
yace en el recuerdo
donde el tero
con su teru teru
rompe la noche.
Mis voces se ahogan
en la garganta
de aquel insolente
que con una mirada
quería enamorar a Medusa.
En que oscuro cofre
escondí y olvide
la inocente pronunciación
de la palabra amar.
Si la voces de cada etapa
son desterradas
a nuestro desierto
a nuestro olvido
que me queda hoy
más que esta sed
de palabra
llamada silencio.
Federico Espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario