lunes, 5 de diciembre de 2016

Mono no aware (o la dulce tristeza de las cosas)

la mujer dormida
se lleva la paz del mundo
afuera el viento y sus furias
decapitan flores,
que fina es la línea
que separa la serenidad
de la piel en reposo
del caos desordenado,
apenas un vidrio
apenas unos ojos cerrados
y en esa contradicción
hay tanta vida perdida,
días de arena en el aire
se repetirán
hasta el fin de los tiempos
pero esta mujer
dormida
frente a mis ojos
será hoy y solo hoy
hasta el final de mis días.

Federico Espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario