jueves, 1 de noviembre de 2012

En Secreto




El silencio del aula se rompe por un abrir de carpeta

en la mesa,

entonces todos sabemos

que ha llegado Teresa,

¡oh! terrible niña con pechos de mujer adulta.

Bosteza…

 

Y la lapicera recorre sus labios, besos de plástico

y tinta,

donde estará el calor de la boca ausente

que no te besa.

 

¿Quién habrá perdido las manos del dibujante de tus caricias?

 

Recoges tu pelo radiante, tu pelo color mayonesa,

y mi mano por un momento quisiera ser

una mísera cinta y caerme a tu cuello blanco.

¡Qué sueño! ¡Qué tristeza!

 

-Lección- dice el profesor, hoy es el turno de ella.

Ahí está con su colegiala falda corta y su boca que reza,

que muslos más hermosos. Tentaciones de manos en el aire.

Es hora de irnos, todos nos vamos. Ella bosteza, su novio la espera,

palmea su cola. ¿Será feliz Teresa?

Yo vuelvo al silencio del aula y su pasado y palmeo en secreto, palmeo su mesa.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario