miércoles, 24 de junio de 2009

CARTA ABIERTA A DIOS

Querido amigo:
Hola señor de los señores, acá te escribo, sí yo el que te niega, el que siempre se pregunta donde estas cuando te necesito, sabes hoy te necesite y o casualidad no estabas.
Pero ya sé reprocharte algo a vos, yo este pecador, este simple proyecto de humano, este yo que necesita del yo para no sentirse nada.
En este momento, mientras lees mi carta, te estarás sonriendo, diciendo -Siempre lo mismo este pibe- se queja, se queja, y a los dos minutos esta diciendo -¡Qué hice Dios!-, pero tendrás que entender todopoderoso, que vos me hiciste a medias y como eso no te alcanzo me hiciste contradictorio.
Esa es mi queja, mi humilde y pequeña protesta. Entiendo que poco te importa, porque así entre nosotros sos un poquito soberbio, a vos hay que rezarte, cantarte, respetarte.
A ver si pones los pies en la tierra y te dejas de dormir entre las nubes.
Pero sos Dios y parece que hay que respetarte, así que mañana ojo no te prometo nada, quizás voy a la iglesia a rezarte.



Posdata: Lo de ir a la iglesia, te pregunto a vos, ¿es una contradición?.

2 comentarios:

  1. Dios y la iglesia? COMPLICADA TU PREGUNTA,
    PREFIERO CREER EN DIOS, MI AMIGO, MI FÉ, MI CONSEJERO Y DEJAR LA IGLESIA...
    UN BESO

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Vangelisa.
    SALUDOS

    ResponderEliminar