jueves, 23 de abril de 2009

EL LOBO

Decepcionado.
Acurrucado en un lugar
del mundo,
el lobo mira la luna.
Tanto aullar
para nada.
Tanta tragedia
en sus tétricos
ojos asesinos,
y cuanta sangre
en su hocico
de muerte dentada.
Cuantos siglos han pasado
y la fiesta sigue igual,
con la misma música
de esta historia enlutada.
Solo el lobo espera el cambio,
solo el lobo puede oír
el llanto seco de Asís,
por estos hombres-lobos
de razón ensangrentada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario