lunes, 31 de octubre de 2016

Un detalle corrompe la perfección

quién dijo
que el cielo es perfecto
que los ángeles son hermosos,
adonde está escrito
que los ojos azules
ven más lindo
que los marrones,
como sabemos
que una sonrisa
con dientes bien blancos
es más alegre
que aquella risa
de encías rojas.

el detalle corrompe la perfección
de una imagen
la deja vacía
la desnuda
la muestra sin el alma
sin la esencia
sin la voz que habita
en ese más allá
después de la apariencia.

Federico Espinosa

miércoles, 26 de octubre de 2016

Papá era eso

Se reía pero estaba triste
iba a todos lados
pero no quería estar,
sus propias palabras
lo herían lo ahogaban
le llenaban el adentro
de un silencio
tan profundo,
dentro de él
habitaba su tumba.

Papá era eso
un hombre lleno de infiernos.

Federico Espinosa

lunes, 24 de octubre de 2016

En la calle avanza el agua

Es dia de lluvia
cada gota
es un recuerdo
partido en pedacitos,
el agua no tiene alma
pero va con fuerza
limpiando la calle,
los gorriones
son extraños
harapos de alas mojadas,
los árboles tiemblan
esa cosa sin cuerpo
llamada inundación
les mueve el mundo,
el barro rojo
viene desde la barda
trae gritos
de niños asustados
arrastra chapas
y bolsas
eso que fue
el refugio y el hogar,
el fulgor del rayo
parte la imagen de la mirada
hace de la tarde
el requiem gris
de las almas ahogadas.

Federico Espinosa.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Dilatación del poema

Engendra la luz
dentro de ti
embarazate
tapa tu vientre,
el parto llegará
sin que nada
lo evite,
no traerás al mundo
a ningún dios
lo que salga de ti
no será un mito.

Vendrá de ti
de tus amargas
sensaciones,
y al ser parido
tomará la forma
que su causa
le indique,
adoptará los rasgos
de tu alma humana.

Tu pequeño
nacerá con ese destino
de la errancia,
lo criaras y lo darás
como una perla
a este mundo de cerdos.

Su sacrificio será
trascender más allá del fuego.

Federico Espinosa



martes, 11 de octubre de 2016

Dios es arena

Hoy dios es esa arena
que llena la ciudad,
los pecadores
los vástagos
de una calle sin nombre
cierran sus ojos
niegan la fuerza
de ese remolino
que les envuelve
el cuerpo
que les infunde
la fe ciega
de un dios sin párpados.

De pronto el silbido
el rezo inexplicable
de un ángel ofendido,
viento y arena
hacen la fuerza
de aquello que no se ve.

Por eso dios esta en todos lados
porque es arena y viento.

Lo demás es un silbido en el vacío.

Federico Espinosa.

viernes, 7 de octubre de 2016

Accidente (Dolorido el poeta garabatea palabras)

Se me hace costra el silencio
acuso el recibo
sin tanto parche
la vida pica como chinche,
se lleva sangre
y después con el sol
deja nada,
es inhóspito
el sendero de la muerte
pero esta a media pierna
de distancia.

Después el punzante dolor
y esta bronca de saberse humano
el golpe te devuelve la fragilidad
de la vida tu gran debilidad.

Ya está hoy tenes un poema más
mañana las líneas serán inciertas
después de todo la vida y la poesía
se parecen en ese detalle
de aferrarse a todo a pesar de la nada.

Federico Espinosa

miércoles, 5 de octubre de 2016

Y si ella era Caronte

Hubo un río en su cuerpo
peces saltaban en el
barcas de dura madera
querían surcar el cauce
desde el cuello
hasta sus pies,
hubo un río en ella
lleno de remolinos
silenciosos,
su río guardaba
náufragos , ahogados
cadáveres de hombres
leves Odiseos
sin dioses de su lado.

Hubo un río negro y profundo
y pocos tenían esa moneda
para navegar su cuerpo.

Federico Espinosa.

lunes, 3 de octubre de 2016

Alcachofas mal nacidas


Este maldito protestón que llevo dentro, tan irascible que le cuesta quedarse callado, terco como mula enojada, contestón y siempre buscando esa hilacha por donde se escapa el fraude. Bocón de respuestas rápidas, peleador desafiante de maulas disfrazados de dioses. Este Hulk desteñido que me habita hoy pide un poco de paz. 

Mentira no quiero su paz hedionda mequetrefes aduladores de cuarta, vayanse por ese camino finito ese que lleva directo al corazón del diablo.

Alcachofas mal nacidas vayan y metan sus cabezas bajo tierra vuelvan a la huerta de la que nunca deberían haber salido.

Que se creen sedosos palabristas que sus lineas esta revestidas en oro, idiotas prefiero mil veces las palabras llenas de barro que tengan ese olor a tierra, a hombre a vida, metanse sus estatuas divinas en el medio del libro que más les guste.

Que quede claro en cualquier esquina donde ustedes quieran, cuando ustedes quieran, yo no ando con versitos dulces mis versos son duros como piedras y si quieren piñas mas vale que tengan una buena mandíbula para bancarse mi poesía pendenciera.

Federico Espinosa.