martes, 26 de enero de 2016

Bailar como un maldito condenado.


A veces es bueno bailar
como un condenado
mover el cuerpo

amarrarse a la melodía
y viajar con los movimientos
de una pelvis anticuada,
es mágico el sentido
de quebrar la imagen
desarticular eso que soy
ese cuerpo estático frente al espejo,
es bueno bailar saltar hasta el cielo
y encontrar la extraña comunión
con el mundo con la tierra
bailar me devuelve
mi lado mas humano
retorno a la fogata
y danzo loco muy loco
poseído por la cadencia
de un sonido milenario
.

miércoles, 6 de enero de 2016

Mutilaciones del poeta

Voy a destruirme
quiero emborracharme
hasta que me sangre el alma,
mi vida solo ha sido poesía
y poco importa si buena o mala
pocos saben la sangre que he derramado
entre palabras y silencios llenos de angustia,
quizás apenas pueda hilar versos
con esta voz ebria de lengua enredada
me siento un amante rendido
al falo enorme del poema.


Quiero estar borracho
y seguir la canción ebria del poeta,
caer, perecer, ser el silencio
que abraza las tumbas olvidadas
en el desierto de la memoria.


Federico Espinosa.