miércoles, 29 de julio de 2015

Cronología del arte del fracaso.


Siempre quise ser poeta
aunque el fracaso estuviera asegurado,
esta tontería divina de escribir
sabiendo que no hay musas ni dioses,
este artilugio de creerse superman
como si las palabras agrandaran los músculos
de mi escuálido cuerpo,
quise ser poeta sabiendo que moriría en el intento,
sabiendo que mi lector seria el silencio.


Sin embargo voy creyéndome poeta
llevando sobre mi cabeza la aureola de la risa,
encubando dentro mio una voz que me miente
que me canta poesías llenas de carcajadas,
aquí estoy fracasando alegremente como poeta
quiero llorar pero le robo la sonrisa a los payasos.


La utopía del al menos una linea memorable
ese sueño de poeta deprimente,
si Rimbaud viviera me cagaría bien a piñas
se llevaría con él mi sueños de poeta.


Quiero ser poeta aunque me duela todo el cuerpo
solo saben de fracasos los fracasados,
y si este arte hará de mi un ser frustrado
así lo acepto, después de todo la caída es bella
la estrella se desprende del cielo buscando 
la nada en la oscuridad infinita del abismo.

Federico Espinosa.

martes, 28 de julio de 2015

El deseo.

La estrella fugaz
pasa apurada,
pido un deseo:
que no muera
el perrito flaco
que anda 
buscando comida
escondido en la noche.



Ojala 
todo esto sea cierto,
y que este frío
tan doloroso
no te queme
mas los huesos,
que el hambre
que sentís
deje de apuñalarte
la panza.



Pedí el deseo 
para el perrito flaco,
ese que me acompaña
en las caminatas
moviendo la cola,
el que cuando le doy
un poco de comida
corre lleno de felicidad.



Pienso:
deseo cumplite
por favor.



Luna, cielo, nubes
y quizás algún dios,
bajo ellos
seguimos caminando la noche,
miro al perrito
y qué vergüenza me da el hombre.



Federico Espinosa.

martes, 21 de julio de 2015

Jugando


Dios está escondido
     en el alma de la noche,
            yo le rezo mientras camino
     pero él sigue su juego,
        piedra libre ¿para quién?
me pregunto,
              mientras suenan melodiosos
disparos en la toma.


                    Un dos tres el que no se escondió
se embroma…


Federico Espinosa.

lunes, 13 de julio de 2015

Al filo de la noche.



Hay un extremo en la noche
lleno de silencio,
un extremo cadavérico
parecido a la memoria.

Los que no están hablan.

En el horizonte nocturno
los fantasmas dejan de horrorizarnos,
bailan con nosotros en la delgada
linea del sueño y la vigía.

Los que no están cantan
.
Arriba fluye el río de las estrellas
el mapa mas preciso del destino,
dentro de este mutismo que soy
llevo las espinas de la vida.

Los que no están esperan.

Nosotros vamos amparados por la noche
y cada uno llegara con su certera muerte.

Federico Espinosa.