sábado, 27 de septiembre de 2014

PLUMAS










 El vivía en el bosque mucho antes que la familia llegara, pasaba sus días trabajando en árboles, hacia lo que le correspondía. Lo que era su destino.
A mediados de Enero una construcción comenzó a formarse cerca de su hogar, algo lo conmovía pero a la vez le despertaba curiosidad.
Luego de tres arduos meses la familia llego y se instalo en su cabaña, eran tres, el padre, la madre y el hijo que corría por todos lados pisando flores a mansalva y matando insectos que se cruzaban frente a él.
Al llegar la noche pudo observar que sus vecinos tenían luz propia, y como el padre y la madre acostaban al hijo en su cama, también pudo ver como se apareaban sus vecinos.
Un día él estaba golpeando la corteza de un árbol, cuando repentinamente sintió un golpe que lo hizo caer al suelo, como pudo se levanto y se escondió en los matorrales, tenía un ojo totalmente reventado y con el único ojo que le quedaba pudo observar como el niño rompía su casa y reía a grandes carcajadas, nunca les había hecho nada, que clase de animales feroces eran estos vecinos pensó él mientras huía.
Una noche de verano muy calurosa, Ludmila dejo una pequeña abertura en la ventana para que el pequeño no sintiera calor, beso sus mejillas, lo miro, le sonrió y apago la luz de la habitación.
El niño dormía plácidamente cuando de repente un zumbido lo despertó, sentía que algo golpeaba su cabeza, intento gritar y no pudo, el zumbido se hizo más agudo, quiso mover sus brazos pero era tarde, su cráneo cedió al picoteo  incesante que lo consumía.
Por la mañana la madre entro a la habitación, un grito desolador cubrió todo el bosque, el chico yacía boca arriba con sus ojos abiertos y una mueca de dolor en sus labios, pero lo más terrible era el hueco en su cabeza por donde salía sangre y un liquido grisáceo.
Junto a la cama solo había un par de plumas de un pájaro carpintero.

 Federico Espinosa.

lunes, 15 de septiembre de 2014

A la poeta










(A Macky Corbalán)

Viento silencioso
aire sin palabras
arena llorando
su lágrima dura,
el día se cubrió
de un adiós
tan lleno de silencio,
de un hasta pronto
que parece tan lejano,
y entre la mirada y el cielo
solo puedo pronunciar tu poesía.



jueves, 11 de septiembre de 2014

Palabras en la ciudad

                                                   

                                                           Recojo de entre el ruido
                                                           estrepitoso de la ciudad
                                                           estas miguitas de palabras
                                                           apenas escuchadas
                                                           en el trajín furioso
                                                           de bocinas, autos locos
                                                           gritos desaforados,
                                                           las encuentro casi mudas,
                                                           tiritando de miedo
                                                           escondidas en la bocacalles,
                                                           yo las llamo a veces vienen
                                                           a mí,
                                                           y otras huyen espantadas
                                                           ya no creen en la voz del hombre,
                                                           esas palabritas tan abandonadas
                                                           tienen el temor de quedar enredadas
                                                           en las tumbas del cementerio,
                                                           la muerte no las alcanza pero si el olvido.

Federico Espinosa.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Divorcio Lunar





                                                   Definitivamente la noche ha caído
                                                   se ha hecho pedazos,
                                                   y el cielo es una triste sabana sucia,
                                                   adonde iras ahora luna maldita
                                                   espero caigas
                                                   en las manos de la nada
                                                   y seas ese recuerdo
                                                   que ya nadie recuerda,
                                                    luna perra
                                                    tienes ese color de medalla
                                                    ese triste color de fantasma,
                                                    se termino tu reinado
                                                    tu tiempo expiro
                                                    tu vida de diosa
                                                    acabo en las manos del hombre,
                                                    ya nada eres
                                                    apenas una triste piedra sin vida
                                                    flotando en el espacio.


Federico Espinosa.