domingo, 23 de noviembre de 2014

Detrás del Viento.



El viento escupe arena,
miro
apenas veo la figura
detrás del tierral,
entonces uno piensa
y el pensamiento 
se abroja
al cuerpo sacudido por el polvo,
un yuyo seco
también busca contemplación
y quizás sea eterno en mi memoria,
los instantes se van
y yo sigo el enigma
de la forma que avanza
de eso que da pasos
y que desde lejos
parece un hombre.


Federico Espinosa.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Poema a los zapatos.

Las zapatos han envejecido,
de tanto andar tienen arrugas
su suela negra es una espalda
encorvada.
Pobres zapatos si supieran
que no hay cuero
que le gane al tiempo.
Si hasta su tez oscura
se está gastando,
y no hay pomada que maquille
tantas heridas en estos caminantes.

Mañana les llegara el descanso,
el eterno silencio del vacío,
volara el calor de las medias
como el alma de la vida,
y solo serán una sombra
pudriéndose en la nada.

Espinosa Federico.

martes, 21 de octubre de 2014

Todos mis muertos huelen a lilas.

Comparto este fragmento del poema.

[Todos mis muertos
huelen a lilas,
en sus tumbas
cada septiembre
un color violeta
los ampara,
mi madre
tejió coronas de lilas
para mis hermanas,
que aún yacen
dormidas
envueltas en el dulce aroma
de la muerte,
todavía recuerdo
cuando se fue mi padre
mamá busco brotes de lila
y uno a uno los fue poniendo en su tumba,
nunca entendí el misterio de esas flor en mi familia,
a veces tengo miedo de ser el desterrado
el hijo sin flores en su tierra,
es que el aroma a lilas
es el mágico lenguaje que me une
a los míos, a través de él todos vuelven a la vida,
sin sus flores y su aroma apenas son sombras de fantasmas olvidados.]


Espinosa Federico.

sábado, 27 de septiembre de 2014

PLUMAS










 El vivía en el bosque mucho antes que la familia llegara, pasaba sus días trabajando en árboles, hacia lo que le correspondía. Lo que era su destino.
A mediados de Enero una construcción comenzó a formarse cerca de su hogar, algo lo conmovía pero a la vez le despertaba curiosidad.
Luego de tres arduos meses la familia llego y se instalo en su cabaña, eran tres, el padre, la madre y el hijo que corría por todos lados pisando flores a mansalva y matando insectos que se cruzaban frente a él.
Al llegar la noche pudo observar que sus vecinos tenían luz propia, y como el padre y la madre acostaban al hijo en su cama, también pudo ver como se apareaban sus vecinos.
Un día él estaba golpeando la corteza de un árbol, cuando repentinamente sintió un golpe que lo hizo caer al suelo, como pudo se levanto y se escondió en los matorrales, tenía un ojo totalmente reventado y con el único ojo que le quedaba pudo observar como el niño rompía su casa y reía a grandes carcajadas, nunca les había hecho nada, que clase de animales feroces eran estos vecinos pensó él mientras huía.
Una noche de verano muy calurosa, Ludmila dejo una pequeña abertura en la ventana para que el pequeño no sintiera calor, beso sus mejillas, lo miro, le sonrió y apago la luz de la habitación.
El niño dormía plácidamente cuando de repente un zumbido lo despertó, sentía que algo golpeaba su cabeza, intento gritar y no pudo, el zumbido se hizo más agudo, quiso mover sus brazos pero era tarde, su cráneo cedió al picoteo  incesante que lo consumía.
Por la mañana la madre entro a la habitación, un grito desolador cubrió todo el bosque, el chico yacía boca arriba con sus ojos abiertos y una mueca de dolor en sus labios, pero lo más terrible era el hueco en su cabeza por donde salía sangre y un liquido grisáceo.
Junto a la cama solo había un par de plumas de un pájaro carpintero.

 Federico Espinosa.

lunes, 15 de septiembre de 2014

A la poeta










(A Macky Corbalán)

Viento silencioso
aire sin palabras
arena llorando
su lágrima dura,
el día se cubrió
de un adiós
tan lleno de silencio,
de un hasta pronto
que parece tan lejano,
y entre la mirada y el cielo
solo puedo pronunciar tu poesía.



jueves, 11 de septiembre de 2014

Palabras en la ciudad

                                                   

                                                           Recojo de entre el ruido
                                                           estrepitoso de la ciudad
                                                           estas miguitas de palabras
                                                           apenas escuchadas
                                                           en el trajín furioso
                                                           de bocinas, autos locos
                                                           gritos desaforados,
                                                           las encuentro casi mudas,
                                                           tiritando de miedo
                                                           escondidas en la bocacalles,
                                                           yo las llamo a veces vienen
                                                           a mí,
                                                           y otras huyen espantadas
                                                           ya no creen en la voz del hombre,
                                                           esas palabritas tan abandonadas
                                                           tienen el temor de quedar enredadas
                                                           en las tumbas del cementerio,
                                                           la muerte no las alcanza pero si el olvido.

Federico Espinosa.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Divorcio Lunar





                                                   Definitivamente la noche ha caído
                                                   se ha hecho pedazos,
                                                   y el cielo es una triste sabana sucia,
                                                   adonde iras ahora luna maldita
                                                   espero caigas
                                                   en las manos de la nada
                                                   y seas ese recuerdo
                                                   que ya nadie recuerda,
                                                    luna perra
                                                    tienes ese color de medalla
                                                    ese triste color de fantasma,
                                                    se termino tu reinado
                                                    tu tiempo expiro
                                                    tu vida de diosa
                                                    acabo en las manos del hombre,
                                                    ya nada eres
                                                    apenas una triste piedra sin vida
                                                    flotando en el espacio.


Federico Espinosa.

miércoles, 27 de agosto de 2014

El Paraíso






                                                                

                                                                  Y al final
                                                                   mi
                                                                   ser
                                                                   se estira,
                                                                   quiere
                                                                   abarcar
                                                                   el
                                                                   asombro
                                                                   y
                                                                   sentir
                                                                   que
                                                                   el
                                                                   paraíso
                                                                   se
                                                                   esconde
                                                                   entre
                                                                   el
                                                                   silencio
                                                                   y
                                                                   la
                                                                   palabra
                                                                  desvirgada.


Federico Espinosa.




miércoles, 6 de agosto de 2014

Por algo y para algo.





Dicen que un poema no cambia el mundo,
que esas letritas encadenadas en silencio
solo llenan el espacio vacío de una hoja,
que el poema es la voz de un maricón,
el suspiro del tímido, la utopía de un loco,
la vocecita de la mujer soñadora.

Sin embargo hay en mí una sordera obstinada,
una voz de gallo que no quiere dejar de cantar,
esa voz diciendo el mundo no para
la vida no para, la muerte no para,
el hombre no para, vamos arriba de un tren bala,
arriba de un rayo más oscuro que luminoso,
nos desarmamos, nos desalmamos con tanta velocidad
sobre el pecho.

Así pasamos de esa manera nos vamos
meteóricamente hacia la muerte,
yo no quiero irme así, no quiero esta ceguera,
ni esta lengua apagada,
quiero que mis ojos vean las matanzas de Gaza,
el abrazo de la abuela con su nieto,
la pobreza que poco a poco se va comiendo
a tantos niños,
y quiero que mi lengua haga resonar la voz
que deje algo de todo esto en un papel,
en un lugar del espacio cibernético,
en donde el futuro y el destino lo dispongan.

-No escribas poemas el mundo te puede doler demasiado-
eso decía Juan el linyera con sus ojos llorosos,
el día que yo leía bajo la lluvia un poema.

Federico Espinosa.


domingo, 3 de agosto de 2014

LAS CARAS DEL DOLOR

Había defraudado a sus padres, lo sabía. Pero eso era algo que no podía evitar, su vida era una evidencia clara de que el destino es ingobernable y no acepta pactos en su camino.
A veces trasladaba su mirada, la encadenaba de recuerdo en recuerdo dándole forma a su pasado y buscaba en ese recoveco de su mente la sonrisa de la madre y el abrazo inagotable del padre, pero el recuerdo era un espejismo de algo que ya no existía.
Ellos siempre habían soñado lo mejor para sus hijos, desde pequeños les iban indicando el sendero de la buena persona, libreto que a través de los años la realidad va poniendo a prueba y muchas veces lo modifica hasta cambiarlo totalmente.
De alguna manera en el fondo de su ser la decepción la carcomía, a duras penas comprendía el comportamiento de toda su familia, juzgarla y condenarla al destierro, y donde había quedado todo lo que le enseñaron “perdonar y comprender es el acto más sabio del hombre” le decían, pero por qué no cumplían esa regla con ella.
Algunas veces quería odiarlos, arrancarlos a todos de su mente y de su corazón, olvidar parece un arte fácil, dejar que el vacío de la ausencia cicatrice con la mera venda del tiempo suena sencillo pero es imposible, se decía a si misma mientras se recostaba en una cama gastada de hotel.
Por las mañanas le gustaba levantarse y mirar como las madres llevaban a sus hijos a la escuela, era algo que ella deseaba más que nada en el mundo, ¿qué sentirían esas mujeres en su pecho cuando a su lado caminaba la continuidad de su vida?, quizás eso era lo que su familia no le perdonaba, que no haya podido darles un nieto, un sobrino, un niño que sencillamente llevara su apellido.
Cada noche antes de salir, se sentaba frente al espejo, de sus ojos azules caían lágrimas, ella no había querido ese destino, solamente se dio así, y como en un acto de arrepentimiento  se quitaba su peluca rubia y ponía frente a ella su documento, sentirse tan mujer y frente a los demás ser Damián Herrero, era su culpa o solo un mero capricho del destino, o tal vez simplemente la esencia de su ser.

Federico Espinosa.