lunes, 3 de diciembre de 2012

La musa Marina




 ¡Oh! Marina tus largas piernas, endebles musgos
al viento,
tienes un tardío reaccionar, pequeña niña, corazón de diosa.

Ser un pequeño alpinista y hacer cumbre
entre tus piernas de Amianto.
Dame la locura de tus manos, su olor y su frescor a menta,
rojiza piel de fuego, ángel sin alas que me tienta.

Eres una paloma que se alarga al cielo,
y se enreda con mis sentimientos.
Boca deliciosa. Boca pecadora. Boca de besos sedienta.

Mirándote corre en mi, un fuego muy lento
comienza a expandirse,
y mi cuerpo sin tu piel se desalienta.

Eres una revelación, sutil cegadora
de mi entendimiento,
me llegas al alma, me llegas como una muerte lenta.

Pero todo tiene fin, todo acaba ¡lo siento!
los versos se van, y yo solo veo a una niña
envuelta en una tormenta.

martes, 27 de noviembre de 2012

Sor Juana y las campanas deshilachadas.





Campanas deshilachadas por el golpe del viento
inundando mí oído con su suave temblor,
caricias de gota
Cayendo y coleteando como peces en el suelo.

Todo es como un impulso. Como cuando escribo.
Todo es incorrecto. Menos el latido de tu corazón.

El día se diluye en las manos de la noche
y todo se va,
todo menos tu un fénix de carne en la oscuridad.

Y en la hora en que las almas flotan por los sueños,
dos cuerpos se mueven, uno sobre el otro,
péndulo de sexo y amor.
Y en un mar sin luna, las pieles estallan
como olas en la roca.

Descanso. Hasta el amor se toma un descanso por las noches…
hay algo más allá del pensamiento,
eso eres tu amor.
El amor no es eterno. Eterno es el recuerdo que no se puede borrar.

Las palabras de Sor Juana son campanas deshilachadas
por el viento.
Campanas de un eterno sonar.


sábado, 17 de noviembre de 2012

El Viaje





 Apenas cierran los ojos
la luz es un túnel,
por dónde camina la mirada.
El pensamiento
se desarraiga en la distancia
partiendo al infinito.
El miedo
es apenas un susurro
que no alcanza
a la piel del cansancio.
El alma en el cuerpo
y el cuerpo
vagando por la sensación
del vacío en el aire.
El viaje
hecho de pasos certeros
continúa la línea
de su más correcto fin.

martes, 6 de noviembre de 2012

Palabras sobre el poemario “Noche sin Clausura” de Laura Giordani.


 
 
 
Que hay detrás de una “Noche sin Clausura”, quizás la respuesta seria, finísimos poemas escritos con la paciencia del alfarero, sacados del harapo del tiempo, hurtados de un campo casi sagrado donde las manos mortales del poeta rozan la piel austera de la inmortalidad.

Leyendo este poemario de Laura Giordani,  las imágenes se multiplican, la voz del poeta cae como un eco interminable, la red de las palabras acaricia cada cuerda invisible que hace latir la sensibilidad del alma. Los duendes de la inspiración saltan de verso en verso, por momentos se relucen figuras escondidas entre las líneas, acaso ese brillo no se más que el dulce tesoro de la palabra descubierta.

Lo que hace a un poeta distinto es ese descubrir la palabra, darle el soplido justo a la llama que calorífica la esencia de esa figura que llamamos palabra. Descubrir o quizás volver a tomarla y acariciarla para vestirla nuevamente, ese es el arte del poeta, ser el artesano que vuelve a dar vida a las letras que van marchando hacia la poesía luminosa de Laura.

La poesía es polvo disuelto en el universo, solo el alma contemplativa puede cautivarla y llevarla al mundo material de la hoja en blanco, como Sor Juana Inés de la Cruz, Laura Giordani es dueña de una sensibilidad que capta mucho de ese místico polvo, así la poeta logra trasmutar las imágenes de su interior de una manera  magistral.

Al final de la tarde cuando la noche va clausurando los designios del destino, los versos van hilando sus alas para volar a los ojos de la lectura; es que la noche invita al placer de leer, al placer de perderse en el laberinto mágico o en esa biblioteca de Babel de la cual tan magníficamente nos habló Borges.

La noche, la eterna noche tantas veces acariciada por los poetas. Es la noche el lugar que ha elegido la poeta para cantar la sinfonía de sus versos, es que solo a través de ella puede vislumbrarse la cercanía de una voz que acaricia, de una voz que sufre, de una voz que vuela libre  por el cielo nocturno.

Lo bello se transforma en pájaro aleteando contra el viento. Hay un misterioso hilo que ata el alma de Laura con las alas de los pájaros, hilo tejido por una Penélope que parece esperar el beso del amado, pero también la mirada tierna del hijo que reposa dormido en una noche que aun no ha llegado, en una noche donde la profecía de lo cierto caiga sobre los ojos, mojando la realidad del presente.

Poeta con alma de pájaro. Pájaro volando suave y liviano sobre una noche sin clausura. El canto del ave mañanera es como la voz en la poesía de Laura, alas que llevan versos para iluminar el mundo, para darle sentido a las sombras ocultas en la eterna noche que pasa silenciosa y llena de versos.


Por Federico Espinosa.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Recuerdo


 

 El atardecer cayendo sobre nuestras piernas,
vestidas o desnudas ya no recuerdo.

 

 Juncos moviéndose cerca de tu pelo negro,
imágenes vanas diluyéndose, destiñéndose en la mente.

 

Yo entrando y saliendo de tu cuerpo de fuego,
entrando y saliendo como el recuerdo y el olvido.

jueves, 1 de noviembre de 2012

En Secreto




El silencio del aula se rompe por un abrir de carpeta

en la mesa,

entonces todos sabemos

que ha llegado Teresa,

¡oh! terrible niña con pechos de mujer adulta.

Bosteza…

 

Y la lapicera recorre sus labios, besos de plástico

y tinta,

donde estará el calor de la boca ausente

que no te besa.

 

¿Quién habrá perdido las manos del dibujante de tus caricias?

 

Recoges tu pelo radiante, tu pelo color mayonesa,

y mi mano por un momento quisiera ser

una mísera cinta y caerme a tu cuello blanco.

¡Qué sueño! ¡Qué tristeza!

 

-Lección- dice el profesor, hoy es el turno de ella.

Ahí está con su colegiala falda corta y su boca que reza,

que muslos más hermosos. Tentaciones de manos en el aire.

Es hora de irnos, todos nos vamos. Ella bosteza, su novio la espera,

palmea su cola. ¿Será feliz Teresa?

Yo vuelvo al silencio del aula y su pasado y palmeo en secreto, palmeo su mesa.

 

jueves, 25 de octubre de 2012

jueves, 11 de octubre de 2012

Poemas

I

Perdido en la penumbra
de las voces,
voy buscando
la puerta
del silencio,
el ataúd marrón
del tiempo muerto.



II

Volví de los brazos
de la soledad,
dejé atrás su rostro
de ángel triste,
sin embargo
siento la sombra
de sus alas
volando sobre mi cabeza
como un destello
de locura,
que parte el cielo
de mi nuevo destino.



III

Aromas de silencio
perfuman
las palabras
de los labios secos.



VI

Hombres en el aire
del tiempo,
escupen maldiciones
a los pétalos
mudos y secos
de la vida.



V

Pieles descostándose
mientras
el viento pasa
degollando los instantes.





miércoles, 19 de septiembre de 2012

El Bibliotecario Eterno.

Defino su cara como una hoja, como un atardecer, como la oscura garganta de la noche.

Los naufragios cuelgan, son trapos sucios en los brazos de la soledad, mientras ésta camina silenciosa en la oscuridad del alma.

Los ecos galopan hacia los sutiles oídos del poeta ciego que es arrabal y troya, que es principio y fin, Alfa y Omega, voz eterna susurrando las mil y una noche por entre el viento y la lluvia de una Esparta olvidada. 




























miércoles, 8 de agosto de 2012

Boceto de un Lázaro.

En la llanura
de tu cuerpo
abrí mis ojos ciegos,
resucité
como aquel muerto
que vuelve,
despues del olvido
y la vida.
Rodé
como una piedra
cayendo 
al abismo de tus labios,
donde aguardaba
la brisa del beso,
y el sol naranja de su alma,
que revivio a este hombre,
a este nuevo Lázaro.

-Lázaro despierta y ama- dijo ella
y yo ame tantas veces como pude. 

martes, 26 de junio de 2012

ELLA




Amanece. El crepúsculo desfallece y se esconde entre las hojas secas.
Miraba el mar. Un barco pesquero caía en la profundidad de un horizonte casi infinito. Las gaviotas vuelan como si este mundo nunca se fuera acabar.
-¿En qué pensas?-
-En tu piel de olas salvajes-
-Anoche eras un naufrago sin isla-
-¿Y hoy que soy?-
-La sombra del hombre que eras ayer-
Quizás tiene razón. Y solo soy eso, un pedazo de algo oscuro bajo el sol.
-¿Y vos que sos?-
-Yo soy el tatuaje de tu alma-
-La brújula sin norte de mi vida, querrás decir-
-Ya te dije sos una sombra con el alma tatuada-
En realidad deje mi alma en las profundidades de su piel. Cuantas veces aposté al olvido. Y perdí en la ruleta de sus ojos grises.
-¿Qué soy para vos?-
-Lo que son todos los hombres para mí-
-¿Qué?-
-Mis marionetas, mis fichas de domino innecesarias-
-Algún día te vas a enamorar-
-No, todas las almas me pertenecen, pero ninguna es mía-
Miraba el mar desde la ventana del hospital. Ella ya no estaba. En realidad ella nunca estuvo. Solo fue su voz. Su canto de sirena que se robaba mi alma. Ahora entiendo vino por mí. Soy un peón de ajedrez gastado. El ultimo movimiento dejo mi cabeza en sus manos. Jaque mate envuelto en su sonrisa silenciosa.


martes, 5 de junio de 2012

HISTORIA DE LA VOZ DEL MINOTAURO EN EL VIENTO.




Lejos el rumor del mar grita. Una voz aun más lejana reza la plegaria del ausente que alguna vez partió entre lágrimas y una mirada llena de adiós y de muerte.

El espejo guarda imágenes de días pasados, mortajas ausentes flotando por entre los dedos del tiempo.
Detrás del llanto solo hay valor o cobardía, huellas dejadas en la arena de una triste calle envuelta en la polvareda del olvido.

Un hilo que busca liberarte del laberinto de tu propia pesadilla, astillas que solo sirven para una fogata en la tristeza del alma.

Sensaciones de partidas hacia un incierto destino, manos llenas de despedidas y vacías de un recibimiento entre sombras y luces lejanas.

La plegaria sigue su camino místico, en algún lugar del mundo el ausente descansa en la eternidad del sueño de su regreso.

Héroe que vive en una falsa gloria. Derrotado el ausente cierra sus ojos, detrás una sonrisa silenciosa ya no se atormenta por su apariencia, su muerte es su paz.

Su muerte es su victoria, la deformidad de su cuerpo es el mito que abraza al tiempo, nadie soñó con su mirada pues era un lienzo triste lleno de soledad.

Voz o mugido que viaja por el tiempo recordándole al hombre que él esta ahí, en los laberintos infinitos de su alma, aun espera,  sabe que su vida trasciende el hilo de las parcas.

Su vida fue lo que quiso su destino, su destino fue la vida del eterno destierro, caer fue la gloria que noche a noche añoraba en sus sueños, ya no hay laberintos más allá de la muerte.

El ausente deja que su voz y su mugido viajen junto al viento, que importa es libre, no más paredes para sus ojos, solo plegarias envueltas en una dulce sonrisa.



jueves, 31 de mayo de 2012

Noche Corta

(Poema leído anoche en el Teatro del Viento. Neuquén Capital)




Que la noche es corta
ya no es una sensación,
es una verdad absoluta.
Es que tu cuerpo desnudo
tiene la armonía de lo infinito.
Necesito una noche eterna
para recorrerte
con el único paso
de mi lengua y su deseo.
Irme por ahí
por ese camino
donde escondes
la voz de tu gemido.
Desnudarte
el cuerpo, la piel y el alma
con estas manos
de sátiro loco.
Robar el agua dulce
de tu ánfora roja
hasta saciar esta sed.
Morder los pétalos
de tu deseo
hasta secarte la raíz de la pasión.
Penetrar la locura
que envuelve el delirio de tu sexo.
Llegar tan profundo dentro tuyo
y hacer que sientas el sol
de esta semilla que llevo dentro.
Y llenos de humedad 
descansemos
cuerpo sobre cuerpo
saboreando la eternidad.